domingo, 10 de julio de 2011

El Marqués de Kinderchurpráis

De vez en cuando a mi hija le dan antojos de Kinder Sorpresa. El chocolate no es que sea la bomba, y el regalo que viene dentro tampoco, pero claro, mola.

Y esta vez sí que fue una sorpresa, porque tanto mirarlo me dije: "Caray, la boca ya la tiene, dos ojos, una nariz, un poco de pelo, una agujero detrás para meter el dedo, una tela que tape la mano y... ¡El Marqués de Kinderchurpráis!"

No hay comentarios: