viernes, 30 de marzo de 2012

El preestreno de El Abuelo Teo

¡Por fin ve la luz El abuelo Teo!
¡Qué ganitas teníamos ya! Fue en el Escorial, en la Casa de cultura, y no quisimos avisar a nadie más que a los más allegados. ¡Teníamos tantas dudas sobre el resultado!

El abuelo Teo está a punto de morirse y cuando ya está ascendiendo a los cielos llega su nieta y le interrumpe.
- ¡Abuelo! ¿Qué haces, te has muerto?
- Ehm, todavía no.
- ¡Pero abuelo, no te puedes morir todavía! Me tienes que enseñar qué es lo importante en la vida.

Y el abuelo tiene que dejar lo de morirse para averiguar qué es lo importante en la vida.

Aunque sea con mucho humor, el tema de la muerte está presente durante toda la obra y no sabíamos cómo iba a encajar. Por otro lado, queríamos reflejar cómo son los abuelos, dejando aparte las enfermedades y los dolores, que es de lo primero en lo que se piensa cuando se habla de ancianos. Y hay mucho juego con la forma de ser de los abuelos, con cómo miman a los nietos, la agenda tan prieta que tienen a pesar de estar jubilados... Bueno, por los ensayos veíamos que entretenida estaba la cosa, pero... ¿sería divertido?, ¿funcionaría con los más peques?, ¿la aguantarían los mayores?

Salimos alucinados. El espectáculo funcionó requetebién. Los padres se rieron mucho, se ve que todas las escenas de los abuelos les eran familiares, y los niños también. La verdad es que el público fue maravilloso, disfrutaron y nos hicieron disfrutar el espectáculo como enanos. Y nos felicitaron mucho. A una madre se le habían saltado las lágrimas, que había sido precioso y muy tierno. Los niños querían saludar al abuelo Teo y a su amigo Genaro. Todos nos dijeron que había sido fantástico.

En fin, como decían en el Equipo A, me encanta que los planes salgan bien. Ahora queda volver al trabajo, terminar de afinar los detalles que se pueden afinar... ¡Y adelante con El abuelo Teo!

No hay comentarios: