lunes, 23 de mayo de 2011

El movimiento 15 de mayo... ¡Aún hay esperanza!













El viernes pasado estuve por la plaza de Sol y Pepe insistió en que él también iba. El sábado volvimos. ¡Qué pasada! Se respiraba un ambiente genial, todo organizadísimo, muy tranquilo..., ¡Punkis y greñudos barriendo la plaza con su escoba y su recogedor! ¡Universitarios repartiendo bocadillos y bebida para que a nadie le diera un telele! ¡Un espacio para los niños! ¡Qué esperanza, otro mundo es posible!

El 22 fueron las elecciones y, como estaba previsto, el PP arrasó. El golpe brutal de la realidad. ¿Ha fracasado el 15-M? ¡Aún no! Todo depende de lo que ocurra ahora, de si se pierde la esperanza o se sigue adelante.

En cualquier caso es pronto para decirlo. El 15-M es el nacimiento de un movimiento que no mira a derechas ni izquierdas, sino que está harto de políticos corruptos, de injusticias, de que los mercados impongan su criterio sobre los gobiernos. Ahora pueden ocurrir dos cosas, que acabe pisoteado por los medios de comunicación y los grandes partidos a los que no les interesa que siga este movimiento o que crezca y se haga más fuerte. Mientras hay vida, hay esperanza.

¡Aún es posible un mundo mejor!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay que procurar no engañarse, el movimiento M-15 no era de "izquierdas y de centro y de derechas": era de izquierdas y punto pelota (quizá con algún despistado de derechas, pero eso, despistados). Y el objetivo principal (es mi opinión) era rascar votos a favor de IU. Y sobre todo socavar al PP en los tramos de votantes más jóvenes. Con lo cual se podría garantizar una victoria PSOE con apoyo IU. La operación era magistral. Era. Porque todo se jodió la tarde del viernes y se fue al carajo la tarde del domingo. Por un error fundamental (también es mi opinión): no calcular que "saltarse" la jornada de reflexión iba a molestar e incluso ofender a miles y miles de votantes de derecha e incluso de izquierda. Cuidadín con las formas. Ahí está el error. La gente te ríe la gracia el miércoles, el jueves (apoteósico) y el viernes. Pero cuando se anunció que se iba a hacer caso omiso de la jornada de reflexión, el viernes, el movimiento empezó a perder fuelle y simpatías. Muchísimas simpatías. Y cuando digo muchísimas no estoy hablando de nuestro grupito de amigos. Los movimientos sociales no se hacen con grupitos de amigos. Este país tiene muy reciente las experiencias del 13-M-2004, y nadie tiene humor ni ganas de repetir una "jornada electoral extraña". Y esto se convirtió al final en algo así. Y muchísima gente de derechas (e izquierdas) se sintió como que alguien le estaba "chantajeando" con una "acampada de perroflautas". Esto no es así, PERO SE PERCIBIÓ ASÍ por ese error gigantesco de decidir saltarse la Junta Electoral. Desde entonces, y el domingo por la tarde, el movimiento ha quedado deslegitimado por los votos masivos a la derecha, por la alta participación (los votos en blanco no se puede decir que sean por M-15, no son tantos) y sobre todo, por la pérdida de simpatía popular. Lo peor de todo es que a la inmensa mayoría de la población ya todo esto le da igual, e incluso le molesta. Sólo queda recoger las tiendas y para casa. Y aprender de los errores, que veo en la gente una facilidad muy grande para concentrarse y muchas dificultades para reconocer errores y aprender. Y por último: CUIDADÍN CUIDADÍN CON INTERNET, INFLA GLOBOS QUE LUEGO SON ESO, GLOBOS. JAMÁS CONFUDIR LA RED CON LA ESPAÑA REAL. Que mucha gente la confunde y luego pasa lo que pasa. CUIDADÍN CUIDADÍN CON CONFUNDIR MADRID CON EL RESTO DE ESPAÑA, que mucha gente los confunde y luego pasa lo que pasa.

La juglaresa dijo...

Un mundo mejor es posible, sin importar que anteayer las elecciones las ganara el borreguismo. Yo también estuve en Sol el viernes, el sábado y el domingo, y esta semana espero ir a la asamblea que han convocado en mi barrio (hay una por cada barrio de Madrid). Es genial que la gente se haya echado a la calle a apoyar a un movimiento ciudadano que no defiende ninguna ideología, sino tan solo el hartazgo de la corrupción, los políticos y una democracia poco democrática. Están muy bien organizados: en Sol todo era educación y respeto los unos con los otros. Eso me ha devuelto cierta confianza en la gente en general, y sobre todo en la gente de mi generación; no todos están aborregados. Otro mundo es posible, y si no nos dejan soñarlo, no les dejaremos dormir.

Guillermo dijo...

¡Hola, Anónimo!
Es cierto, hay que procurar no engañarse. El 90% de la gente que estuvo en Sol tenía ideología de izquierdas. Pero no nos engañemos ninguno, de ahí a pensar en un complot para restar votos al PP en favor de un pacto IU - PSOE, tampoco me parece muy realista.

Lo que había en Sol era muchísima gente hasta las narices de políticos que sólo piensan en cómo mantener su poder. Hartos de que mientras ellos tienen unas condiciones laborales blindadas, el resto de los mortales se tenga que apretar el cinturón hasta ahogarse. Hartos de que en todas las listas haya políticos imputados por corrupción y no pase nada. Lo que había en Sol era gente harta. Importaba poco si eras de izquierdas, de derechas, de tu padre o de tu madre, por eso el movimiento 15-M es apolítico, porque indistintamente de tu ideología hay cosas en las que todo el mundo está de acuerdo. Y lo que había y sigue habiendo es un ejemplo para nuestra clase política.